Páginas

viernes, 6 de enero de 2012

El escudo de la Ciudad de Jaén

Actual escudo de la Ciudad de Jaén


El actual escudo de la Ciudad de Jaén obedece a la siguiente descripción: Cuartelado en cruz: I y IV, de oro. II y III, de gules. Bordadura de catorce piezas, que carga alternantes, en campo de gules, un castillo de oro, almenado de tres almenas, mazonado de sable y aclarado de azur, y en campo de plata, un león rampante de gules, coronado de oro, lampasado u armado de lo mismo, añadiendo, además, una cinta de plata alrededor del blasón con la divisa en letras de sable: "Muy Noble y Muy Leal Ciudad de Jaén, Guarda y Defendemiento de los Reinos de Castilla".

Ya conocemos como es el actual escudo. ¿Pero de donde viene?.



La primitiva concesión de este escudo se remonta a la conquista de Jaén en 1246 por Fernando III, quien otorgó las armas de su propia bandera, armas que se correspondían únicamente con los esmaltes del campo de los reinos de Castilla y León. Con lo cual se cree que el primitivo blasón se tuvo que componer necesariamente cuartelando de gules y plata. También el rey D. Fernando concedió un pendón carmesí, propio del reino de Castilla, al igual que la titulación "Muy noble, famosa y muy leal ciudad, guarda y defendimiento de los reinos de Castilla"
Seguramente con el tiempo, estas armas se vieron aumentadas por Enrique II con una bordadura de catorce piezas, compuesta por castillos de oro sobre gules y leones rampantes sobre plata, que simbolizan, la armería completa de los Reinos de Castilla y León, como resultado del apoyo de la mayor parte de la nobleza giennense en favor de su causa, en contra de la de su hermano Pedro I, quien aliado con el rey de Granada Mohamad el Viejo y Don Pedro Gil, permitió el saqueo de Jaén en 1368.
Una vez acabada la guerra civil, Enrique II recompensó la fidelidad de la Ciudad, ratificando y colmando de privilegios a Jaén,
" ... por quando sopimos por çierto que la muy noble çibdad de Jahen e muy famosa, guarda e defendimiento de los Reynos, ovo muy grandes merçedes e privillejios del rey Don Fernando que Dios perdone, que la gano e confirmado de los reyes onde nos venimos e del rey Don Alonso nuestro padre, que Dios perdone, que la gano, e confirmados de los Reyes onde Nos venimos, e porque los de la dicha çiudad nos mostraron en commo los dichos previllegios fueron rrobados e levados quando la dicha çiudad fue destruida de los moros..." (cita de un documento del Archivo de Simancas del año 1504)
Uno de los privilegios otorgados al pendón de la Ciudad, era que el pendón de la Ciudad de Jaén cuando saliese le esperasen los de otras ciudades y villas del obispado y debía ir acompañado en guerras y cabalgadas por los mismos hasta volver a Jaén.
Merced que por influencia del Condestable Iranzo sobre Enrique IV, fue elevado de derecho, pues de hecho ya lo era.


1 comentario:

  1. Enhorabuena por el artículo y gracias por compartirlo

    ResponderEliminar