Páginas

lunes, 7 de enero de 2013

San Pedro Pascual. Obispo de Jaén


Capilla de San Pedro Pascual
Catedral de Jaén


Nacido en Valencia en 1227. Inicio sus estudios eclesiásticos muy joven, continuándolos en París donde fue ordenado sacerdote, donde fue compañero de San Buenaventura y Santo Tomas de Aquino.

De vuelta en España, ingreso en la orden de la Merced y se dedico a la redención de cautivos. En 1294 fue elegido Obispo, por el Cabildo de Jaén, nombramiento que fue ratificado en 1296 por el Papa Bonifacio VIII.

Siendo ya Obispo de Jaén y haciendo una visita pastoral por la diócesis  fue hecho prisionero por los moros y llevándolo a su cautiverio en Granada.
Varias veces enviaron el precio de su rescate, pero el siempre se negaba a que lo liberaran, prefiriendo que ese oro fuera utilizado para liberar a otros cautivos, mientras se dedico a convertir a infieles, lo que le costo la vida. Siendo decapitado en Granada el 6 de diciembre de 1300.

Días mas tarde, llego a Granada una comisión procedentes de la ciudades de Jaén y Baeza, para recoger los restos del Obispo. En el camino de vuelta, empezó a surgir una disputa entre los miembros de la comisión  ¿a que ciudad llevarían los restos?. Como ninguna de las partes cejaba en el empeño de llevarse los restos del difunto obispo para su ciudad, dejaron al azar que resolviera esta cuestión.
Dispusieron que una mula ciega que no fuera de ninguna de las comarcas transportara los restos y que se le dejara a su libre albedrío, si tomaba el camino de Jaén se llevaría allí y si era el de Baeza allí se quedara. No paso mucho tiempo cuando la mula empezó a coger el camino de Baeza, lo que a los jiennenses no le gusto y comenzaron a decir las malas lenguas que la mula era baezana. 
El animal se paro por fin en la puerta de la Luna de la Catedral de Baeza, una vez descargado el difunto obispo, la mula cayo muerta, por lo que todos interpretaron que era una señal divina y que el obispo debía de ser enterrado allí.

En Jaén a falta de restos, el Cabildo le intitulo una capilla en la Santa Iglesia Catedral, la tercera entrando por la puerta de los Fieles. En 1484 el Cabildo decreta que siempre hubiese una lampara en la capilla que iluminara a Ntra. Sra. y a San Pedro Pascual, dado que ya lo consideraban santo antes de serlo, designando esta tarea para los días de fiesta a los monjes de la Merced. 

San Pedro Pascual fue canonizado en el año de 1575.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada